Suspensión de actividades. Carlos Boyzo

En Suspensión de actividades, Carlos Boyzo conjuga dos prácticas que a lo largo de su historia se han encontrado, distanciado, reconciliado: el diseño gráfico y la pintura. De estos medios, Boyzo investiga las intenciones, las apropiaciones, los intercambios, las complicidades, el contenido, la dimensión, su grado de influencia, su plasticidad, los circuitos donde circulan, con el fin de observar los lugares que ocupan las imágenes, la visualidad, o lo pictórico en la contemporaneidad; incidiendo en la relación del arte con el amplio ámbito de la cultura, la urbe, las estrategias visuales de la publicidad, o de la cultura digital, incluso.

Las reproducciones a escala de publicidad exterior, llamada “espectaculares”, son un cuidadoso estudio de los estímulos visuales que estos despliegan por la Ciudad, y que Boyzo abstrae en patrones que dispone en función de las tonalidades de la imagen original publicitaria que se va descomponiendo en formas poco a poco irreconocibles hasta convertirse en un nuevo campo pictórico.

La disposición de las obras en el espacio de exhibición, a manera de maquetas, dispuestas a diferentes alturas y sobre el suelo, genera una experiencia de visión aérea en el espectador, que se refuerza con el video panorámico que acompaña a las pinturas de pequeño formato. Finalmente, podemos suponer que Suspensión de actividades es un comentario sobre la porosidad de las ilusorias fronteras disciplinarias, visuales y pictóricas.

Iván Mejía R. 
Febrero de 2018

Galería Tu Mamá
10 febrero 2018